Alimentos

Yara tiene un compromiso con la búsqueda global para la seguridad alimenticia. Aprovechamos nuestra posición global y conocimiento agronómico para influír en los ámbitos de la política, iniciar asociaciones en la cadena de valores y mejorar la productividad agrícola. 

Alimentos Yara

Yara participa en el desafío mundial para asegurar la alimeneación humana. Los alimentos constituyen uno de los tres áreas principales donde podremos hacer un impacto. Con más de 100 años de experiencia en la producción y aplicación de fertilizantes minerales, la producción de alimentos es la clave de nuestro negocio.

Un desafío global

Alimentar a una población que en el 2050 se estima estar cerca de 9 millones de individuos, es comúnmente considerado uno de los mayores desafíos de nuestros tiempos. El crecimiento de la población global, y el aumento en el consumo de alimentos resultando del crecimiento económico, requiere un aumento en la producción agrícola de 70% comparado con la situación actual. 

Este aumento tan formidable tiene que lograrse sin agotar los recursos naturales. Extender los campos agrícolas tiene que evitarse, ya como esa transformación causa liberación de CO2 y aumenta el calentamiento global. El uso de agua dulce para la agricultura hoy en día inflicta con otros usos del recurso. 

La agricultura mundial es responsable por la mayor parte de las emisiones de gases invernadero a nivel global, algo que en su turno afecta la producción agrícola. Yara promueve la idea de que la agricultura puede ser parte de la solución. Se podrán mejorar las cosechas, así contribuir a una deforestación reducida. Tecnologías y prácticas modernas de administración agrícola puede tener un impacto importante sobre la huella de carbono de la fertilización.

Respuesta global 

Seguridad alimenticia es más que la simple cantidad de alimentos producidos. En la actualidad se producen bastantes alimentos para poder evitar el hambre, en teoria. El término seguridad quiere decir que bastantes alimentos tengan calidad aceptable y que el costo sea asequible, en cualquier momento – donde la gente viva. 

Hoy en día, aproximadamente mil millones de personas viven con una inseguridad alimenticia, principalmente en el Sureste de Asia y Africa Sub-Sahariana. Cerca de la mitad de los hambrientos del mundo son agricultores, viviendo en granjas de subsistencia con producción inadecuada para poder proveerles con una dieta nutritiva, no por hablar de un superávit para generar ingresos. 

Hasta ahora, los agricultores del mundo han podido poco a poco incrementar sus cosechas, así siguiendo el ritmo del crecimiento poblacional. Esto se ha logrado aplicando tecnologías modernas y extendiendo los terrenos de cultivo. Esa expansión no puede seguir, la solución es una productividad mejorada basada en tecnologías para una agricultura sostenible. 

Conocimiento e Infraestructura

La respuesta global tiene que vincularse hacia una productividad agrícola mejorada. Durante años el aumento en la producción ha frenado, causando preocupaciones. La baja en producción se debe entre varias cosas a menos inversiones en la agricultura en general durante las décadas pasadas, sobre todo en conocimiento e infraestructura, a demás de una prioridad política muy baja. 

Actualmente la agricultura recibe una creciente atención a nivel mundial, y conceptos como cooperación global y asociaciones publicas/privadas se están desarrollando. Yara continua dialogando sobre la seguridad alimenticia, y como la agricultura se entrelaza con el cambio climático se ve como hay una creciente concientización de cómo estas dos dimensiones se vayan conectando. 

Un caso es la agricultura africana donde las cosechas son bajos comparados con otras regiones, y la cantidad de hambrientos y mal alimentados sigue creciendo. A la misma vez se pronostica que grandes áreas del continente será influenciado por el cambio climático. 

Africa se ha quedado atrás en el desarrollo de las prácticas agrícolas, y los suelos sufren de un agotamiento general. Durante la última década ha habido un movimiento importante hacia una Revolución Verde Africana. Se han lanzado esfuerzos globales para apoyar un desarrollo agrícola sostenible, reconocidolo como el motor propulsor de desarrollo general.

El impacto Yara

Yara está comprometida al reto de la alimentación en muchos niveles. Estamos tomando una posición puntera en la agricultura sostenible aplicando nuestro conocimiento agronómico y nuestra posición global, ofreciendo herramientas y soluciones para mejorar las cosechas, enfocar en el impacto de carbono de la agricultura, y aumentar el uso eficaz de los recursos. 

Yara toma la iniciativa para crear asociaciones en la cadena de valores y participa en proyectos innovadores, compartiendo su pericia para mejorar la productividad agrícola. 

Proporcionamos una gama de soluciones a los agricultores del mundo, sobre todo nuestro concepto de Nutrición Vegetal apoyado por las herramientas de Agricultura a Precisión. Ambos apuntan hacia una optimización del uso de los recursos y la profitabilidad agrícola, elementos esenciales para una agricultura sostenible. Los fertilizantes minerales son una parte esencial de la solución, con los fertilizantes a base de nitratos como los más eficaces. Las respuestas de Yara ofrecen maneras para mejorar la productividad optimizando la aplicación de fertilizantes, muchas veces resultando en menores cantidades consumidos e impacto de carbono menor. 

Aplicamos nuestros negocios principales para solucionar el desafío de la seguridad alimenticia, creando impacto a través de: 

  • Productos y soluciones que contribuyan a una productividad agrícola sostenible mejorada. 
  • Conocimiento de métodos de producción y aplicaciones de nutrición vegetal así aumentando el uso eficaz de los recursos. 
  • Iniciativas que hacen lazos entre grupos interesados y creando asociaciones promoviendo una agricultura sostenible. 
  • Compromisos enlazando los retos globales de seguridad alimenticia y el cambio climático, con la agricultura como parte de la solución.